ACELGA EN COLORES

ACELGA EN COLORES

Esta acelga en colores es DI-VI-NA. Qué placer la comida, no puedo creer todo lo que me estaba perdiendo sólo por estar encerrada en la idea de «no sé cocinar», «ni ganas de cocinarme para mí sola» y una de mis favoritas: «mejor me corto un tomate y ya fue». ¡Qué aburrido que era! La verdad es que no tenía idea y tampoco quería aprender. Hasta que decidí hacerme vegana. Vegetariana fui toda mi vida y lo solucionaba con un tomate, una milanesa de soja, un pedacito de queso y ya…

Pero el veganismo me abrió un nuevo mundo. Si bien todavía estoy en medio de esta transición, me siento tan feliz con cada aprendizaje, con cada logro, con cada plato que preparo… Empecé a sentirme sana y en paz con la comida. Ya no es algo que me quiero sacar de encima y que si me la salteo, mejor. ¡NO! NO MORE! Ahora es como una aventura y una deuda que tenía con mi cuerpo. Necesitaba cuidarlo mejor y darle aquello que lo nutra, que le diera vida.

¿Qué acelga? ¿Todo viento? Sí, acá con mi re plato de acelga en colores lista para nutrirme toda, baby.
Bueno, ¡ya basta de chácharas y cómete tus verduras!

Sabés porqué tenés que comer acelga, ¿no? ¿no sabés? Che, qué cosa… Bueno te cuento un poco…

  • Tienen mucho calcio, vitamina K y otros minerales que mantienen nuestros huesos super fuertes.
  • Ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares, arteriosclerosis, y accidentes cerebrovasculares.
  • Regulan la presión arterial.
  • Tienen muy bajo contenido calórico y te dejan satisfecho.
  • Actúan como regulador intestinal. Así que gracias a su alto contenido de fibra «bye bye» a los problemas digestivos.
  • Te cuidan el sistema inmunológico.
  • Aumentan el brillo y mejoran la textura del cabello.
  • Te dejan la piel hermosa.
  • Combaten la anemia porque tienen muchísimo hierro y cobre.
– versión veggie con queso –

¿Qué necesitamos?

¿Cómo se prepara?

Primero tenés que hervir la acelga unos minutitos. Yo la meto en el microondas 2 minutos y ya. Luego, hacés un colchoncito de hojas de acelga y vas colocando encima el arroz, el hummus, la crema de porotos y el queso (es opcional obviamente).

Re fácil y precioso como queda, ¿no?