CHICLE DE MANDIOCA

CHICLE DE MANDIOCA

Desde que comencé a modificar mi alimentación, intenté cocina varias preparaciones sin gluten. En especial, la pizza, la más favorita de mis favoritas. Probé muchas recetas, pero las pizzas me salían medio croquetas. ¡DURÍSIMAS! Hasta que encontré este secreto que hace que la masa tenga otra textura y se asemeje a la pizza que todos conocemos: esponjocita y deliciosa. Para lograr eso tenemos que preparar el chicle de mandioca (WHAT?).

Sí, en serio, así se llama. Este chicle de mandioca se usa también para preparar pastas, panes, tapas de empanada, y muchas más cosas que ya iremos descubriendo. ¿Cuál es la función de esta preparación viscosa? Darle elasticidad a la masa y hace que sea mucho más manejable. No se dan una idea lo que renegaba con las masas sin TACC antes de descubrir esto. Justamente, al no tener gluten, la masa es más propensa a quebrarse. ¡Ah! y amasarlas era IMPOSIBLE.

Esta preparación es super fácil de hacer y nos va a llevar tan sólo unos minutitos. Les juro que es un antes y un después en la preparación de la pizza u otras comidas. En serio… Dale, probalo y después contame.

¿Qué necesitamos?

  • 100 cc de agua
  • una cucharada de fécula de mandioca

¿Cómo se prepara?

Lo que tenemos que hacer es mega sencillo. Tenemos que mezclar la fécula con el agua y revolver hasta que se disuelva por completo. Lo llevamos al fuego, tiene que estar bajito.
De a poco, iremos viendo cómo la preparación va tomando una consistencia bien chiclosa y elástica. Una vez que esté bien transparente y gomosa es que ya está listo para usar.