Cuidemos el agua… ¡Se acaba!

Cuidemos el agua… ¡Se acaba!

Cuidemos el agua, este recurso tan importante para nuestra vida. Es que si no lo hacemos… ¡Se acaba!
Es un poco difícil entender cómo es que estando en el año 2020 haya tanta gente que no tiene acceso al agua potable. ¡Son millones y millones de personas! Además, miles de niños mueren a causa de enfermedades relacionadas con el agua sucia de la que disponen y las pésimas condiciones de higiene en las que viven. Increíble que habiendo avanzado tanto TANTO en materia de ciencia y tecnología aún existan estas problemáticas o peor aún que se intensifiquen día a día dejando a tantos niños en el camino. Realmente no es justo y no logro entenderlo.

Sin agua NO podemos vivir y ya es hora que aprendamos a cuidar este recurso. Realmente, yo no sé qué tanto estamos esperando…

Y este tema nos lleva de nuevo a la agricultura y la ganadería. Es IN-CRE-Í-BLE la cantidad de agua que se utiliza para estas prácticas. Se necesitan 9 mil litros, (¡Sí! ¡¡¡9 mil litros!!!) para producir al menos medio kilo de carne vacuna. Medio kilo. Una LOCURA. Para producir un kilo de papas se necesitan 60 litros. Si nos ponemos a pensar, la cantidad de agua utilizada para la ganadería podría abastecer las necesidades de TODA una CIUDAD. WHAAAAAAAAAT???

Esto me exaspera…

Peeeeeeeero, no todo está perdido. Hay cosas que podemos hacer para cuidar este recurso. Son re fáciles y están a nuestro alcance:

  • Cuando te cepilles los dientes, cerrá la canilla. No dejes correr el agua.
  • Arreglá las canillas que gotean. No sólo se pierde muchísima agua, sino que además es el ruido más molesto que existe en el mundo. ¿O no?
  • Para lavar el auto, mejor usá un balde y no la manguera.
  • Podemos cantar menos bajo la ducha y hacerlas más cortas.
  • Si tenés pileta podés reciclar el agua que contiene y usarla para regar las plantitas o limpiar la vereda.
  • Regá las plantas cuando está atardeciendo así el sol no te evapora toda el agua rápidamente y así las plantitas la pueden disfrutar mejor.
  • Cuando laves la ropa tratá de aprovechar bien los lavados, tampoco lo sobrecargues al pobre lavarropas, pero tampoco pongas dos o tres prenditas.
  • Y por supuesto… tratar de cambiar la alimentación a una vegetariana o vegana.

No es tan difícil… Sólo debemos ser un poquito más conscientes. Cuidemos el agua y comamos mejor.

Lady Veggie