ENSALADA DE BATATA Y SALSA DE PALTA

ENSALADA DE BATATA Y SALSA DE PALTA

Esta ensalada de batata y salsa de palta es una combinación muy exquisita. La batata es muy rica y combinada con la palta, OH MY GOD! Es que ambas contienen una amplia variedad de nutrientes y muchísimos beneficios para la salud.

Algunos beneficios de la batata:

  • Produce saciedad.
  • Contiene betacarotenos.
  • Tiene mucha fibra: por lo que es un excelente paliativo para las inflamaciones intestinales de todo tipo, además ayuda a sanar úlceras.
  • Tiene hierro, potasio, vitamina C, vitamina E, zinc.
  • Es muy rica en antioxidantes.
  • Ayuda a reducir los riesgos de padecer cualquier tipo de cáncer, apoplejías y problemas de corazón gracias a la Vitamina E.
  • Gracias a su alto contenido en potasio ayuda a normalizar la hipertensión arterial.
  • Es muy fácil de digerir.
  • Ayuda a evacuar todas las toxinas.
  • Es buenísima para la visión.

Algunos beneficios de la palta:

  • Tiene mucha fibra. Componente primordial para el correcto funcionamiento de los intestinos.
  • Ayuda a reducir el azúcar en sangre.
  • Tiene muchos nutrientes: su contenido tiene una amplia variedad de nutrientes, que incluyen más de 20 vitaminas y minerales. Entre ellos se encuentran el Potasio, el Ácido fólico y las Vitaminas: C, K, E, B5, B6.
  • Es rica en potasio y tiene más que la banana (¡wow!).
  • Debe estar en nuestra dieta, y más aún si hacemos deporte, ya que ayuda a regular los líquidos y sales minerales del cuerpo.
  • Participa en el funcionamiento y crecimiento de los músculos.
  • Tiene alto contenido de ácido fólico.

Bueno, vamos a ver de qué se trata. ¡A cocinar!

¿Qué necesitamos?

  • 1 taza de batata dulce cortada en rodajas
  • 2 puñados de hojas verdes mixtas (rúcula, espinaca, acelga, etc.)
  • 1 cucharada de semillas de calabaza
  • 1 cucharada de semillas de girasol
  • 1/2 palta machacada
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de cúrcuma molida

¿Cómo se prepara?

La ensalada de batata y salsa de palta se prepara de la siguiente manera: Colocá el puñado de hojas verdes un tazón para servir.
Horneá la batata hasta que quede bien doradita.
En un recipiente aparte, prepará la salsa: mezclá la palta, el aceite y la cúrcuma hasta que esté bien combinado.
Colocá la batata horneada sobre el colchón de hojas verdes. Agregá la salsa de palta sobre la ensalada y cubrila con las semillitas. ¡Oh, sí, baby! ¡A comer!

Comer sano es lo mejor que me está pasando. Desde que me comencé a cocinar y a aprender qué tiene cada alimento, sus beneficios y componentes, la verdad que todo cambió. Y cambió para bien. Me siento con mucha energía. Comer no me deja cansada ni con pachorra, si no que es una inyección de energía en cada bocado. Comer sano me hace sentir muy bien y no me canso de repetirlo.

Es que comer bien comenzó a darme mucha fuerza y estímulo para crear ese espacio de seguridad que tanto necesitaba. Todo comenzó a ordenarse. Creo que ahora entiendo porqué se los llama desórdenes o trastornos alimenticios. Por que es todo un lío en tu cabeza, en tu cuerpo, en todo tu ser. Te negás lo más básico que es comer, o lo hacés con culpa, con dolor, hasta con bronca. Qué mal que se vive de esa manera y qué alegría empezar a ver cómo todo empieza, por fin, a tener sentido.

Por eso celebro cada receta, cada plato que me preparo y esta receta es más que muy riquísima (y no exagero). Podés regalarte muchos buenos momentos cocinándote y probando estas ensaladas.