Leche de almendras

Leche de almendras

Adentrarse en el mundo de las leches es un antes y un después. Preparar tus propios alimentos es algo que de verdad está buenísimo. Antes me daba mucha fiaca cocinar, ahora también, pero le voy agarrando el gustito de a poco. Es la primera vez que preparo esta leche de almendras y la verdad que quedó bastante bien.

La receta es muy fácil y se puede hacer con otros frutos secos como castañas de cajú, nueces, avena o arroz. La de almendras por ahora es mi favorita. Y un pequeño secreto, nada de nada se desperdicia. Todos esos restos de almendra que quedan en el colador van al congelador hasta juntar una buena cantidad para usarlo como harina para hacer galletitas o tartas.

Las almendras tienen muchas propiedades, vamos a conocer un par. Siempre es bueno saber qué nos aportan los alimentos que ingerimos.

Tienen muchos nutrientes
Lo que podés encontrar en un puñadito de almendras: fibra, proteína, grasas (de las buenas), Vitamina E, Manganeso, Magnesio, Cobre, Vitamina B2 y Fósforo.

Tienen un montón de antioxidantes que protegen nuestras células.

Ayudan a bajar el colesterol. Comer uno o dos puñados de almendras por día puede reducir levemente los niveles de colesterol LDL

Las almendras no sólo son increíblemente saludables, sino que también son deliciosas y no requieren ningún tipo de preparación. ¡Amarlas es poco!

¿Qué necesitamos?

  • 100 gr de almendras
  • 1 litro de agua fresca
  • edulcorante, azúcar o el endulzante que prefieras

¿Cómo se prepara?

Primero que nada hay que dejar las almendras en remojo de 8 a 24 horas, (hay que cambiarle el agua cada 8 horas). Lo mejor es dejarlas un día entero en la heladera.
Después las colás y las enjuagás bien. Luego, van todas las almendras junto con el agua a la licuadora.
Cuando ya están todas trituradas hay que colarla sin dejar escapar ningún grumito. Hay tratar de sacarle bien todo el líquido. ¡Y listo!
Ya tenés tu leche de almendras lista para consumir.
No te olvides de guardar la pulpa en el freezer para más adelante hacer cosas muy ricas. Se puede usar como harina. Qué ansiedad, ya quiero probar qué se puede hacer con la pulpa.

Consumir en 2 a 3 días.

Para más ideas de desayunos, podés entrar acá.