¿Ser vegano es bueno para la salud?

¿Ser vegano es bueno para la salud?

¿Ser vegano es bueno para la salud?… Chan, chan, chan… Qué pregunta, eh… La verdad, es que no puedo dar ni respuestas médicas, ni nutricionales, porque no soy ni lo uno, ni lo otro. Pero sí, puedo contar qué está pasando con MI salud. Puedo contar mi historia, mi experiencia.

De chica tuve un blog muy famoso, pero lo que escribía era lo menos saludable que podías encontrar en el mundo. Hoy quiero enseñarle a esa adolescente que muchos de sus conceptos estaban mal y que fue famosa virtualmente por motivos erróneos y poco saludables. Hoy quiero modificar eso, hoy quiero sanar a esa niña y enseñarle que comer es hermoso, sano y divertido. Que la comida es riquísima y que no tenemos que tenerle miedo a ningún alimento y que está bien dejar de consumir algunos, pero siempre con fundamentos.

Yo opino que sí, que ser vegano es muy bueno para nuestra salud, o al menos lo está siendo para mí. Me hace tan bien saber que casi la mayoría de los alimentos que consumo están libres de crueldad, con eso solo ya me siento en paz. Digo «casi» porque aún estoy aprendiendo a leer bien las etiquetas, he descubierto que muchos productos tienen leche o huevos casi escondidos entre sus ingredientes. Creo que el aprendizaje es muy complejo y que hay que ir incorporando tanto información como alimentos de manera muy inteligente.

Leí en distintas fuentes que seguir una dieta vegana reduce un montón los riesgos de padecer enfermedades como la obesidad, la diabetes y del corazón. Asimismo, este tipo de alimentación también contribuye a reducir el colesterol y la presión sanguínea. Increíble, pero cierto. Una práctica que me costó UN MONTÓN adoptar fue la de buscar el lado nutritivo y beneficioso de los alimentos y no sólo las calorías. Recién voy conociendo unos cuantos y voy tratando de incorporarlos a mi día a día.

Claramente, yo no soy ejemplo de nada, simplemente comparto mis opiniones y mis mini descubrimientos en este camino de alimentarme y cocinarme bien. Disfruto mucho esto de mimarme a través de la comida, de hacerme bien, ya que toda la vida me alimenté muy, pero muy muy mal. Fueron muchos años de pendular entre las dietas restrictivas y la absoluta restricción. Siempre con el estandarte de que era vegetariana en una ciudad donde esto no se sabía mucho. Entonces, desde una edad muy precoz (5 o 6 años) me di con el gusto de manipular todas estas situaciones para no comer.

Hoy sé lo mal que le hice a mi cuerpo y a mi salud a lo largo de todos estos años. Sin embargo, lo increíble es darme cuenta que se puede desaprender lo «mal aprendido» y llenarme de nuevos aprendizajes que me llevan por un camino de bienestar. ¡WOW, te juro que suena, pero de autoayuda no tiene nada! ¿O sí?…

Ya me dieron ganas de cocinarme algo veganamente delicioso, oh yeah!

Lady Veggie